Excmo. Manuel Castro Ruiz

 

(20 Sep 1969 - 15 marzo 1995)

 

Nació en Morelia, Michoacán en 1918, siendo el mayor de 5 hermanos y proveniente de una familia donde abundaban las vocaciones religiosas. Ingresó al Seminario Tridentino de Morelia en 1930 donde estudió 5 años de humanidades y los 2 primeros de Filosofía y en 1937 pasa a Roma al Colegio Pío Latino donde termina sus estudios de Filosofía y los 2 primeros de Teología. En 1940 con motivo de la Guerra regresa a México donde concluye sus estudios teológicos en el Seminario Palafoxiano de Puebla.

 

Fue ordenado sacerdote en Morelia en 1943, en 1947 es designado auxiliar del Director espiritual del Seminario y en 1959 se hizo cargo de la rectoría del mismo. En 1965 llega como Obispo Auxiliar a la Arquidiócesis de Yucatán y en 1969 el Papa Paulo VI lo preconiza Tercer Arzobispo de Yucatán recibiendo el Palio Arzobispal de Dn. Miguel Darío Miranda en 1970.

 

En ese mismo año organiza en toda la Arquidiócesis la “Cruzada de Oración en familia” que culminó con la declaración de la Virgen de Izamal como “Celestial Patrona Principal de la Arquidiócesis”, advocación venerada especialmente desde el inicio de la colonia. Promovió la renovación pastoral de la Iglesia de Yucatán y junto con su presbiterio formó los decanatos y el Consejo Presbiterial y mejoró la Curia Diocesana y la Formación en el Seminario. Se hermanó la Arquidiócesis de Yucatán con la de Erie, Pensilvania, en una Misión de Amistad, intercambiando ayuda entre sacerdotes, religiosos, alumnos del seminario y laicos.

 

De trascendental importancia fue el Primer Encuentro de Pastoral Maya en 1973 con participación de sacerdotes, seminaristas y campesinos mayas de toda la región analizando la problemática de sus pueblos desde el punto de vista educativo, religioso, sanitario, agrario y familiar y trazando los lineamientos para una nueva pastoral maya. En 1978 se establece el Diaconado Permanente y en 1993 se realizó el Tercer Sínodo Diocesano para la renovación de la Iglesia Regional. Ordenó a 85 presbíteros y creó 39 parroquias cuidando con empeño la formación sacerdotal y laical. Envió sacerdotes y religiosas al Africa estableciendo una misión yucateca en Bungo, Angola. Así mismo apoyó la aprobación pontificia de la congregación de origen yucateco “Misioneras de la Madre Santísima de la Luz”.

 

En 1993 al cumplir los 75 años presentó su renuncia como Arzobispo, siendo aceptada por el Papa Juan Pablo II en 1995 . A partir de entonces ha sido solicito colaborador en calidad de Arzobispo emérito, de su sucesor Dn. Emilio Carlos Berlié Belauzarán.

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Apostolado Serra de Mérida 2015